El horizonte es esa línea donde parece que se unen el cielo y la tierra, es la línea a donde observas cuando sólo quieres escapar.
Parece ser la meta cuando te sientes oprimido.

Sueles mirar el horizonte con la melancolía de extrañar algo que jamás has conocido pero que añoras.

El horizonte es la meta que continúas dejando para después, allá a la distancia, debajo de todos los prejuicios, los miedos, las dudas, detrás de las excusas, ahí está el sueño al que le sigues dando largas.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo que te hizo sentir plenamente feliz?

Deja de postergar, ve a por eso que deseas, date la oportunidad de sentirte libre, conocer el azul profundo del mar o la pureza del aire en lo alto de una montaña, de ver las luces inagotables de las grandes ciudades o lo ligero de las arenas desérticas.

El momento es hoy. La vida solo tiene sentido si la vives realmente.

La Americana Errante